Reseña Super Nes Clasic Mini

Un par de meses han pasado desde aquella apertura de reservas de la Super Nes Clasic Mini en verano. Apertura que llegó con la clásica polémica relacionada con el stock de la consola y la especulación. Las unidades se agotaron rápidamente.

Por suerte, Nintendo aviso de que el stock sería mayor que con la Nes Mini. Y parece que ha sido así. Por fin la tenemos aquí. El retorno triunfal del cerebro de la bestia. Hoy queremos dedicar un análisis a todas las prestaciones de la consola, y dilucidar si merece la pena o no.

Nostalgia en estado puro

Cuando tuve por fin la caja en mis manos, me invadieron cientos de recuerdos. Yo en su momento no tuve la Super Nes, y envidiaba a mis amigos que si la tenían. Al abrirla y ver esa consola por fin en mis manos con ese nivel de detalle en el acabado, sentí una gran emoción. Dentro de la caja podremos encontrar la consola, dos mandos, un cable hdmi y un cable usb sin toma de corriente.

Vamos por partes. La consola es pequeña, ligera y con un acabado esplendido. Es sencillísima de transportar ya que ocupa poco más de la palma de la mano. Incluso al tacto parece una recreación muy fidedigna de la consola que intenta replicar. Nintento ha hecho de nuevo un gran trabajo de recreación de una consola clásica. Si vivisteis aquella generación de consolas os encantará incluso tenerla en un estante. Es preciosísima.

Antes de la Super ness classic mini…

La Nes Clasic Mini salió a la venta el año pasado con un único mando, obligándote a pasar por caja para poder conseguir otro. Y además era muy difícil conseguirlo (maldita especulación).

Parece que Nintento ha querido subsanar este problema incluyendo en el propio pack los dos mandos (quizás este añadido tenga que ver con la diferencia de precio con su antecesora).

Lo cierto es que en aquella época sin internet, la única manera de jugar con amigos era mediante dos mandos en la propia consola, y teniendo en cuenta que Super Nes Mini quiere devolvernos a aquella época, me parece todo un acierto para los nostálgicos.

Cualquier excusa puede ser buena para juntarte con algún viejo amigo y revivir aquella época. La longitud de los cables de los mandos es algo mayor que los de la Nes, pero siguen pareciendo algo cortos. Nos tocará sentarnos cerca de la televisión para poder jugar. Aún con eso y, como ya he dicho, me parece un gran acierto por parte de Nintendo.

Lo que contiene la caja

Por último, dentro de la caja encontraremos un clave hdmi genérico (puedes usar cualquiera que tengas por casa), y un usb cargador sin transformador para la corriente. Sigo sin entender porque Nintendo sigue sin incluirlo.

Un transformador de usb cuesta 3 euros como mucho. Nintendo nos dice que podemos utilizar cualquiera que tengamos para un móvil o, en caso de que nuestra televisión disponga de entrada usb, conectarla directamente al usb de la TV.

En mi caso, mi televisión tiene usb y puedo confirmar que la consola funciona perfectamente solo con esa alimentación (de hecho, no he jugado de otra manera). Pero me parece muy negativo que Nintendo siga sin incluirlo en el pack.

Aquí hemos venido a jugar

Ahora vamos a lo importante, los juegos que incluye. La Nes Mini incluía 30 juegos (por el 30 aniversario de la consola). En este caso nos encontraremos con 20 juegos más 1 completamente nuevo. Este es el listado completo:

-Contra III: The Alien Wars

-Donkey Kong Country

-EarthBound

-Final Fantasy III

-F-Zero

-Kirby Super Star

-Kirby’s Dream Course

-The Legend of Zelda: A Link to the Past

-Mega Man X

-Secret of Mana

-Star Fox

-Star Fox 2

-Street Fighter II Turbo: Hyper Fighting

-Super Castlevania IV

-Super Ghouls ’n Ghosts

-Super Mario Kart

-Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars

-Super Mario World

-Super Metroid

-Super Punch-Out!!

-Yoshi’s Island

Es una muy buena selección del catálogo de la consola con juegos para todos los gustos. Tenemos de lo mejorcito del rol (Final Fantasy VI, Secret of Mana…), entregas incónicas de sagas de Nintendo (Super Metroid, Donkey Kong, Super Mario…), juegos para jugar en compañía (Contra III, Mario Kart, Street Fighter II…) y una de las mejores entregas de la saga Zelda.

Por desgracia esta selección tan escueta de juegos deja fuera a otros enormes videojuegos de la consola como Chrono trigger o algún beat’em up de Konami (Lástima la ausencia del mejor juego de las tortugas ninja, Turtles in Time).

Hubiese sido de agradecer también algún juego deportivo como ISS Soccer deluxe o alguno de los chorrocientos juegos de Dragon Ball que tenía la consola. Entiendo que muchos de estos juegos no se podrían incluir por problemas de licencias, pero no entiendo bien la necesidad de incluir dos juegos de Kirby y sólo incluir el primer Donkey Kong Country.

En definitiva, la selección del catálogo es muy buena. Tiene juegos icónicos de la época y de la propia Nintendo. Por desgracia, al recortar a únicamente 21 juegos, se han dejado fuera demasiadas cosas del extensísimo catálogo que tuvo la consola. Si la consola hubiese tenido 30 como su antecesora otra gallo cantaría. Pero tenemos que conformarnos con lo que hay. Por suerte lo que hay no está nada mal.

Llego el momento de encender el cerebro de la bestia

Al encender la consola, nos encontraremos una interfaz muy similar a la que teníamos en Nes Mini. Tras elegir el idioma, tendremos ante nosotros la interfaz de la consola, sencilla pero eficaz.

Los juegos aparecen en línea con sus carátulas correspondientes. Arriba podremos hacer algunos cambios en las opciones de renderizado (filtro de televisiones clásicas, 4:3 o renderizado original) y en la imagen de fondo que aparecerá en los marcos negros que siempre tendremos al jugar.

Personalmente, hubiese agradecido que hubiesen añadido un modo 16:9 para evitar estos marcos. Nintendo pretende que la experiencia sea lo más parecida posible a la de aquella época y por eso no incluye este modo que podría deformar ligeramente la imagen. En mi opinión, deberían haberlo incluido y dejarnos a nosotros elegir. Personalmente los marcos negros me parecen bastante incomodos. Pero como he dicho antes, es lo que hay.

Cargas y guardados de partida

Debajo de los juegos, tendremos los “savestates” que hayamos realizado manualmente (podremos realizarlos en cualquier momento), y una opción de rebobinado que nos permitirá volver atrás 30 segundos en la partida.

No creo que fuese necesario añadirlo. Los “savestates” me parecen suficiente para facilitar el juego (algunos juegos son terriblemente difíciles). Este modo de rebobinado para mi desvirtúa totalmente la experiencia. Por suerte sólo es una opción que podremos utilizar de forma opcional al igual que los “savestates” (los juegos permiten grabar de forma tradicional).

La experiencia con los juegos es prácticamente la misma que entonces. El emulador implementado en la consola recrea perfectamente la jugabilidad de todos los videojuegos (incluyendo alguna caída de framerate). Y gracias a los mandos, diseñados al dedillo imitando los originales, tendremos una experiencia redonda. Si viviste la generación de 16 bits, sentirás exactamente lo mismo. Poco que objetar al respecto.

Conclusiones

Lo mejor

  • Acabado precioso, con todos sus detalles
  • Buena selección de juegos
  • Inclusión del segundo mando
  • La inclusión de savestates para los juegos

Lo peor

  • Algunas ausencias notables en el catálogo de juegos
  • Los cables de los mandos siguen siendo algo cortos
  • La no inclusión de un modo 16:9 para jugar
  • La imposibilidad de ampliar el catálogo de juegos

Resumen

La Super Nes Mini es un producto desarrollado minuciosamente para evocar la nostalgia. Todo en el diseño de la consola está perfectamente ideado para que te sumerjas de nuevo en los años 90. El catálogo es algo escueto, pero bastante robusto y variado y con muchísimas horas de diversión garantizada. Producto recomendado.

Comprar Super Nes Clasic Mini

comprar super ness classic mini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *