Análisis Hellblade: Senua’s Sacrifice

Ninja Theory se ha hecho un nombre entre los grandes estudios de videojuegos. Desde Heavenly Sword hasta DMC, esta compañía ha trabajado con muchas otras para el desarrollo de juegos. Pero está vez, es la primera vez que realizan un juego por su cuenta y riesgo. Nada de depender de otros grandes, ellos y solo ellos se encargaron del desarrollo de este título. Y el resultado no podría ser mejor. En este análisis, vamos a intentar desglosar todas las virtudes y defectos de este videojuego. Empecemos.

Camino hacia el infierno

La premisa del videojuego lleva a la protagonista, una guerrera nórdica llamada Senua, a la búsqueda de su amado Dillion hasta el mismísimo infierno de Hel. Parece la típica historia que hemos visto muchas veces (invirtiendo el rol de héroe que busca a la chica). Pero lo cierto es que el juego va mucho más allá de lo que parece.

Nada más comenzar el juego, recibiremos una advertencia. Está nos dirá que si morimos demasiadas veces, perderemos todo nuestro progreso. No os recomendamos que os preocupéis demasiado por esto, ya que su sentido es más argumental que jugable. Ya lo entenderéis cuando lleguéis a cierto punto de la historia.

El caso es que Senua no es una guerrera cualquiera. La protagonista padece psicosis. Esto implica que Senua escuchará voces en su cabeza, cosa que puede llegar a agobiar realmente. Pero entendemos que esa era la intención, que nos pusiéramos en la piel de Senua, con todo lo que implica. También tendrá visiones muy confusas. El estudio Ninja Theory ha hecho un gran trabajo investigando la psicosis y reflejándola en el juego, de eso no hay duda. El caso es que Senua sufrirá todos los síntomas de una persona con claros problemas mentales. Sólo por eso, el juego ya merecería la pena. Estos problemas mentales están perfectamente integrados tanto en la trama del título como en el propio Gameplay, como veremos a continuación.

Gameplay

Las secciones de gameplay del juego estarán divididas en tres partes bastante diferenciadas: exploración, puzles y combates.

Aunque los escenarios no sean excesivamente amplios, deberemos explorarlos para encontrar el camino correcto. Por desgracia, estos escenarios no son excesivamente interactuables (salvo pequeños puntos). Básicamente son decorados para la aventura. Eso sí, la dirección de arte con la que se han realizado es sublime. Aunque del apartado gráfico hablaremos más adelante. El movimiento de Senua no es excesivamente rápido y hábil. Senua se mueve con precaución ante los peligros que pueden aparecer ante sus narices. Esa faceta de la protagonista está muy bien integrada aquí.

Sobre los puzles, simplemente son momentos de la aventura donde tendremos que enfocar en el escenario cierta figura geométrica que desbloqueará una puerta. No son excesivamente complicados de resolver y no rompen el ritmo del título. Los puzles en el juego siempre serán de este tipo, con lo que puede hacerse un poco repetitivo, aunque son otra excusa para explorar los escenarios.

Sobre el combate hay mucho que decir. En los primeros compases de la aventura, puede que nos parezca un machacabotones sin más. Pero conforme avancemos, descubriremos que tiene mucha profundidad. El combate es lento y pausado, de esperar al momento correcto para atacar. Tendremos ataque rápido, ataque fuerte, ataque cuerpo a cuerpo, esquive, defensa y concentración. Conforme avancemos en la aventura, requeriremos usar técnicas distintas. Por poner un ejemplo, hay enemigos a los que jamás podremos dañar si no les propinamos un golpe cuerpo a cuerpo. La concentración nos permitirá ralentizar el tiempo, cosa bastante útil en algunos enfrentamientos. Además tendremos un botón para esprintar hacia los enemigos, acción que variará los ataques. El combate es bastante divertido y adictivo. Y en algunos momentos de la aventura, no nos será nada fácil. La psicosis de la protagonista está muy bien integrada aquí, ya que las voces nos darán indicaciones sobre como obrar en los combates, e incluso nos avisarán si un enemigo nos ataca por detrás. En resumen, el combate está muy bien planteado, a pesar de ser bastante distinto a lo que está acostumbrada la desarrolladora Ninja Theory.

Ambientación gráfica y sonora

En el acabado gráfico, es complicado encontrarle pegas a este juego. Sus gráficos son sublimes, a la altura de los grandes de la generación. Los escenarios están muy trabajados, se nota el mimo con que se han hecho. Y además son bastante variados. Ninja Theory ha hecho un gran trabajo en este ámbito. Aunque no es de extrañar.

La ambientación sonora es muy importante en el título. Y está muy bien ejecutada. Las voces de Senua, las visiones, los sonidos ambientales… Todo es perfecto sin lugar a dudas. Pocas se le pueden poner a este juego, calificado como Indie, pero con características de triple A.

Todo nos hace sentir la sensación de que realmente estamos descendiendo al mismísimo infierno. Y esta todo tan bien representado que da gusto. Los chicos de Ninja Theory han hecho un trabajo exquisito sin lugar a dudas.

Conclusiones

Lo mejor

  • La protagonista, Senua
  • Los combates
  • La ambientación gráfica y sonora
  • Lo bien que está integrado todo con la trama

Lo peor

  • Voces en inglés
  • Los puzles son bastante repetitivos
  • Su duración (unas 6 horas)

Resumen

Estamos ante un juego redondo, sin duda. Todo integra a la perfección. El viaje de Senua al infierno es terrible y lleno de sufrimiento. Y nosotros viviremos cada paso con ella. La psicosis, las visiones… nos harán sufrir de lo lindo, pero disfrutaremos cada momento que lo juguemos. En fin, un grandísimo juego del que Ninja Theory se tiene que sentir muy orgullosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *